Visitar Varsovia

La ciudad vieja (Stare Miasto)La visita a Varsovia se puede realizar en un solo día y usando el transporte público o se pueden emplear dos o más días caminando más y visitando más museos. En esta página web orientaremos sobre la visita a la ciudad en un único día pero recalcando algunos sitios en los que se puede invertir algo más de tiempo del habitual. Así pues, estableceremos como punto de partida la estación Central de Varsovia, el principal nudo ferroviario de la ciudad donde conectan el metro, varias líneas de ferrocarril y el tranvía.

Una vez fuera de la estación, nos encontraremos ante un lugar bastante espacioso con numerosos edificios altos y modernos, así como grandes avenidas que se cruzan y conforman el centro neurálgico de la ciudad. Muy cerca de allí comenzará nuestra visita turística pues veremos cómo se alza ante nosotros el Palacio de la Cultura y las Ciencias, un imponente edificio de más de 200 metros de altura levantado a mediados del siglo XX que posee, en la parte más alta, un mirador desde el que observar la ciudad. Avanzando por Aleje Jerezolimskie llegaremos a la puerta del Museo Nacional de Varsovia, uno de los lugares en los que seguro que merece la pena emplear algo de tiempo para visitar sus salas y contemplar obras de arte que van desde la Edad Media hasta el siglo XX.

Cerca de allí está la calle Nowy Swiat, que al sur nos lleva hasta la cercana iglesia de San Alejandro, y que hacia el norte nos lleva a lugares repletos de interés turístico. De hecho, la misma calle es realmente interesante de conocer a pie, pues cuenta con un solo carril por sentido, la circulación es apacible, las aceras son anchas y hay muchas tiendas, bares y restaurantes que hacen que el paseo por la calle sea muy agradable.

Se llega así hasta la estatua de Nicolás Copérnico, uno de los astrónomos más famosos del mundo y que nació en Polonia. Nos daremos cuenta de que nos adentramos en una zona más señorial de Varsovia, con edificios más clásicos y de mayor volumen, aunque antes se puede realizar una visita a la iglesia de la Sagrada Cruz, un templo católico de gran belleza con un inconfundible estilo barroco en su interior. Continuando por esa misma calle (Nowy Swiat), más adelante y a nuestra derecha encontraremos el Palacio Presidencial de Polonia, sede oficial del Presidente de la República de Polonia en sustitución del palacio Belvedere.

Más adelante y también en la parte de la derecha encontraremos la Iglesia de Santa Ana, un bello templo católico de gran valor artístico, y pegada al edificio principal está la conocida como Torre de la Iglesia de Santa Ana, que es el campanario del templo y desde cuya parte superior se puede observar la ciudad más próxima. Es ahí donde tendremos el primer contacto visual con algunos de los edificios y lugares más representativos de Varsovia, como son el Castillo Real, cuyo interior funciona en la actualidad como museo, y la Ciudad Vieja (Stare Miasto), una reconstrucción de lo que en su día fue el centro histórico de la capital. Paseando por sus estrechas y concurridas calles encontraremos muchos edificios de diferentes colores y algunas construcciones tan importantes como la Catedral de San Juan, una recreación del edificio que tanta relevancia tuviera en el siglo XVI, o la Plaza del Mercado de la Ciudad Vieja, centro de toda la actividad de la ciudad durante la Edad Media.

Parque LazienkiUna vez hayamos terminado la visita en esa zona de la ciudad, lo mejor es usar el transporte público y dirigirse al Parque Lazienki, situado al sur, y en cuyas entrañas vamos a encontrar diversos tesoros que merece la pena conocer. Por ejemplo, está el Observatorio Astronómico, un edificio levantado a principios del siglo XIX, o el Viejo Invernadero de Naranjos, construido a finales del siglo XVIII y con un importante auditorio en su interior. También se puede ver la estatua de Frédéric Chopin, una escultura dedicada al genial compositor polaco en un enclave verdaderamente increíble, con un pequeño lago en frente.

Pero lo que más merece la pena visitar en el parque son dos edificios separados por poca distancia. El primero de ellos es el Palacio Lazienki, un edificio de estilo neoclásico que actualmente alberga un museo pero del que llama la atención su ubicación, pues está construido sobre una pequeña isla artificial cerca de un pequeño lago. Precisamente en este lago es donde se encuentra situado el otro edificio: el Teatro en la Isla. Como bien se interpreta, es un teatro situado en una minúscula isla pegada a la orilla de un lago en el interior del parque, y su gran peculiaridad es que el escenario se encuentra en dicha isla pero las gradas no, porque están situadas en la orilla, justo delante pero separadas por un estrecho canal de agua.

Para terminar la visita, la mejor opción sería visitar el Parque Wilanow, al sur. Allí encontraremos, rodeado de un paraje natural de excepcional belleza, el Palacio Wilanow, también conocido como el “Versalles polaco”.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter